El mándala o mandala tiene su origen en India y su nombre en sánscrito significa “círculo o rueda”.

Pueden ser de diferentes formas, incorporando dentro de ellas todas las figuras geométricas.

mandala

Para los Budistas, su función es la meditación. Pero para ellos, el proceso más importante es la “creación” de cada uno de éstos. Dicen que según lo vas creando, es un camino “recorrido” que muestra las vivencias del momento de quien lo diseña y es la vía de conexión entre el hombre y la divinidad, tanto en el proceso de creación, al tenerlo para observación o como adorno.

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, una de ellas es la de pintar mándalas. Vienen en libros parecidos a los de colorear de los niños, donde viene cada mándala sólo dibujado con líneas y el resto en blanco dispuesto para colorear.

Esta técnica de relajación no requiere ninguna disciplina ya que cada persona lo colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de cualquier edad, siendo además una actividad que fortalece la creatividad.

Dibujar o colorear mándalas es una terapia que se está usando cada día más. Su diseño es libre y su significado dependerá de sus formas y colores.

mandalas

Formas y su significado:

Círculo: lejanía pero también seguridad, lo absoluto y el verdadero “yo”.
Cuadrado: equilibrio y estabilidad.
Triángulo: relacionado con el agua, la transformación y vitalidad.
Espiral: energías curativas
Cruz: símbolo de decisiones y se relaciona con los puntos cardinales.
Corazón: la unión, el amor, la felicidad.
La estrella: relacionada con la libertad y espiritualidad.
Pentágono: representa los símbolos de la tierra, agua y fuego, así como la forma del cuerpo humano.
Hexágono: equilibrio y unión de los contrarios.
Mariposa: relacionada con la transformación, muerte y la auto renovación del alma.
Laberinto: confusión, autorreflexión y la búsqueda del centro de uno mismo.

Significado de los colores:

Negro: relacionado con la tristeza, la muerte, lo profundo, la ignorancia y el misterio.
Blanco: purificación, iluminación. Es el color de la perfección. De la nada o el todo por hacer.
Verde: relacionado con la naturaleza, esperanza, crecimiento, felicidad y libertad.
Azul: paz, alegría, serenidad y satisfacción.
Gris: calma, espera, neutralidad, sabiduría y renovación.
Rojo: energía pura vital, pasión y sensualidad.
Naranja: energía, dinamismo, ternura, valor y ambición.
Amarillo: simpatía, color del sol y la luz.
Rosado: altruismo, dulzura, paciencia.
Morado: contemplación, amor al prójimo. Idealismo y sabiduría.
Violeta: transformación, magia, espiritualidad e inspiración.
Plateado: capacidades psíquicas, emociones fluctuantes.
Dorado: sabiduría y lucidez.

Be Sociable, Share!

Almudena Larriba