Hoy os voy a hablar de una leyenda que siempre me ha gustado y que quiero compartir con vosotros.

Existe una leyenda oriental llamada “El hilo rojo del destino” que hoy te queremos contar.

libro

Cuenta que dos personas están predestinadas a conocerse y estar juntas.

Ellos dos se encuentran unidos por un hilo rojo atado al dedo meñique de cada uno y este nunca jamás podrá romperse o cortarse pase lo que pase.

hilo

Será tan fuerte que resistirá a cualquier problema o controversia, porque esta predeterminado por el sagrado destino japonés.

El hijo rojo existe entre dos personas desde sus nacimientos, independientemente del momento en que ellos se encuentren o conozcan. Permanece constantemente atado, a pesar del tiempo y la distancia.

No puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, siempre estará ahí.

No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá.

Nos acompañará, tensado en mayor o menor medida, más o menos enredado, a lo largo de toda tu vida.

Esta leyenda está tan arraigada en las culturas orientales que millones de personas llevan unidas a ellas un hilo rojo verdadero.

Otra de las leyendas sobre este hilo rojo cuenta que un anciano que vive en la luna, sale cada noche y busca entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la tierra, y cuando las encuentra las ata con un hilo rojo para que no se pierdan.

De esta gran leyenda es que surge la costumbre mundial de que cuando dos personas se hacen una promesa importante, se cruzan y aprietan los dedos meñiques.

Be Sociable, Share!

Almudena Larriba