No hay refresco que se precie que no tenga su propia leyenda urbana, pero la palma se la lleva la que hoy nos ocupa, la Coca-Cola.

Se ha dicho de todo, hasta que incluso entre sus componentes se encontraba el Ántrax.

Todos hemos oído algunas al respecto, por ejemplo: ¿Quién no ha oído que no se puede mezclar whisky Baileys con un refresco?

Dice la leyenda que si se hace, la bebida se solidifica y se convierte en una piedra dentro del estómago, de ahí a la muerte hay sólo un paso.

Afortunadamente no es cierto y hoy nos ocupamos de desvelar una de estas leyendas que acechan sobre esta bebida refrescante.

Publicidad subliminal

En 1957, un publicista de la compañía de refrescos Coca-Cola, puso en marcha una nueva forma de propaganda subliminal en los cines.

Coca-Cola

Consistía en proyectar imágenes en las pantallas donde se exhibían las películas en las que se podía leer el siguiente mensaje: “Beba Coca-Cola”.

Un mensaje corto y directo, pero con una particularidad, y es que no se veía de forma consciente, sino que se proyectaba en un solo fotograma cada pocas escenas, causando eso sí, un poderoso impacto en la mente de los espectadores.

Ninguno de los asistentes sabía que había visto esa imagen, pero sin embargo, en el descanso o a mitad de película los espectadores compraban un 60 % más de lo habitual de este refresco que en otras proyecciones.

Este hecho vendría a demostrar el poder de la publicidad subliminal, ya que aunque los asistentes al cine no veían el anuncio debido a la rapidez con que pasaban esas imágenes, si asimilaban su contenido.

Desde entonces se ha hablado y especulado mucho con el asunto de la publicidad subliminal, sin embargo los estudios efectuados demuestran que no surten efecto alguno, incluso la historia citada se demostró que no era más que otra leyenda urbana.

Nunca se llevó a cabo ese proyecto de publicidad por Coca-Cola, se sabe que fue un invento de un publicista norteamericano llamado James Vicary, que difundió aquello en un medio de comunicación.

Pese a ello, 2 de cada 3 personas creen que aquello sucedió de verdad.

Hablando de la publicidad subliminal de Coca-Cola.

También se dice que la botella de Coca-Cola fue diseñada con alguna intención subliminal, ya que su forma recuerda a la de un cuerpo de mujer.

Sin embargo, sus creadores afirmaron que el objetivo del envase era ser sujetado sin problemas pese a estar mojado, frío y no tener superficies ásperas y que la inspiración para su diseño fue la semilla de Cacao.

Conclusiones

La existencia de la publicidad subliminal es un tema que provoca fuertes controversias.
Es aceptado como un hecho real por algunos investigadores y en este sentido posee una limitada bibliografía.

Por otra parte, también existen muchos informes, e incluso estudios científicos, que sostienen no tener pruebas en absoluto acerca de su existencia.

Pero lo que sí que es cierto, es que para la mayoría de los investigadores, psicólogos y publicistas, la publicidad subliminal es solamente una falacia o una leyenda urbana.

Be Sociable, Share!

Alfonso Vázquez