Es tradición en España, así como en algunos países de Latinoamérica, como México o Venezuela, tomar la última noche del año las 12 uvas a la vez que suenan las 12 campanadas que despiden el año.

Una tradición más

Hay muchas tradiciones que se realizan el último día del año en contra de malos augurios para el año que está a punto de comenzar.

Se dice que si no las tomas antes de que acaben las campanadas, tendrás mala suerte en el año que
comienza y ya se ha cogido por tradición verlas desde cada casa y tomarlas rodeados de la familia o amigos.

uvas

Esta tradición empezó en el año 1909, en el cual hubo sobreproducción de uva y los agricultores españoles decidieron correr la voz de que comer uvas junto a las campanadas traía suerte.

Todos estos rituales se hacen para que, en el año siguiente, tengas salud, dinero, suerte, amor…
Un ejemplo de ritual para alejar la mala suerte es colocarse de espaldas a la puerta de tu casa y derramar un vaso de agua que deberás haber llenado la noche anterior.

Tradiciones en otros países

Como ya he dicho, en otros países, sobre todo si están o estuvieron bajo influencia española, conservan la costumbre de tomar las doce uvas.

Pero, en otros muchos, se llevan a cabo distintas tradiciones que pueden parecernos extrañas aunque allí no lo sean.

Por ejemplo, en Rusia, durante la cena, ponen mandarinas encima de la mesa en la que están tomando otros alimentos porque las consideran un bien preciado y es símbolo de riqueza.

En Grecia tienen por costumbre quemar algún par de zapatos viejo o que no se use para, de esa manera, alejar los malos pasos que pudieron dar en el año que acaba.

En Francia se coloca muérdago en diferentes partes de la casa o lugares públicos y dice la leyenda que si se besa a un desconocido bajo este símbolo, en el año que comienza encontrarás pareja.

Como veis, en cada lugar del planeta podremos encontrar una tradición pero lo que sí es común a todas es que se realizan para, en el año que empieza, prosperar y tener un mejor año.

Be Sociable, Share!

Almudena Larriba