Hoy vamos a tratar el mito que popularmente se dice de que un rayo no cae dos veces en el mismo sitio.

Evidentemente, los rayos no saben dónde han caído, ni ellos ni los demás rayos.
rayo

Un rayo puede caer una, dos, tres y miles de veces en el mismo lugar.

¿Para qué existirían entonces los pararrayos? Son esos objetos puntiagudos situados en lo alto de edificios y en los que caen a lo largo del año decenas de rayos.

Los rayos se guían por las diferencias de potencial y tienden a descargar su energía electrostática en los puntos más altos, ya sea un rascacielos o un árbol.

Es por ello que una tormenta puede descargar su ira varias veces sobre un mismo árbol si está muy expuesto.

Un estudio de la NASA de 2003 demostró que la tercera parte de los rayos que tocaban tierra lo hacían en varios puntos al mismo tiempo. Es decir, no solo pueden caer rayos varias veces en el mismo sitio, sino que a veces los rayos caen en varios lugares en el mismo momento.

Pongamos como ejemplo el Empire State que ve como año tras año 25 rayos caen en la parte superior de su azotea.

No es el único mito extendido en nuestra sociedad sobre los rayos.

Por ejemplo, muchas personas creen que llevar puesta alguna prenda de goma podría evitar el impacto de un rayo cuando cae cerca de nosotros, algo totalmente erróneo.

Tampoco es cierto que los metales atraigan los rayos, ya que los factores que determinan el lugar en el que cae son altura, la forma y las condiciones de la nube.

Be Sociable, Share!

Almudena Larriba