Hoy os queremos hablar de eso que veis últimamente muchas mañanas cuando os levantáis y miráis por la ventana: La niebla.

niebla

No vemos más allá, los edificios o montañas altos están tapados por la parte superior y sabemos que hará frío fuera.

Y es que la niebla son nubes bajas, situadas a ras de suelo.

Son diminutas gotas de agua suspendidas en el aire y condensadas tras haber entrado en contacto de repente con una superficie o una corriente de aire fría. Para formar las gotas, el vapor de agua se condensa sobre pequeñas partículas sólidas.

La neblina se forma al evaporarse la humedad del suelo.

Es por eso que la niebla produce una sensación de frío y humedad y en ocasiones llega a mojar.

Tanto la niebla como las nubes, consisten en un conjunto de gotitas dispersas en el aire. Las diferencias existentes entre ambas formaciones son la altitud a la que cada una se origina, y que las nubes contienen cristalitos de hielo.

El tipo de niebla más común en los países de clima templado, como es el de España, suele formarse en otoño por la noche cuando el cielo está despejado o muy poco cubierto.

También es muy frecuente la niebla en los lagos o el mar, sobre todo en otoño, cuando el agua de las superficie aún mantiene el calor del verano.

Be Sociable, Share!

Almudena Larriba